close icon

Notificación: Amazon Business Exchange 2021

5 de octubre, 2021 | Únete a nuestro evento virtual y gratuito con líderes de compras de todas las industrias, que compartirán sus consejos y estrategias para ayudarte a trabajar de forma más rápida, inteligente y eficiente.

¿Qué te conviene más, ser una sociedad limitada o un autónomo? En este artículo te explicamos las diferencias y las ventajas que te ofrecen para que sepas cual elegir

Sociedad limitada o autónomo: ¿qué me conviene más?

Te explicamos las condiciones y los beneficios de darte de alta como sociedad limitada o como autónomo para que puedas decidir qué te conviene más.

A la hora de empezar tu actividad laboral por cuenta propia, deberás elegir qué es lo que te conviene más según la actividad económica que vas a desarrollar. Si esa actividad la vas a desempeñar por ti mismo, siempre surge el mismo dilema: ¿sale más a cuenta ser autónomo o sociedad limitada unipersonal? En este artículo te explicaremos las principales diferencias entre cada uno para que tengas toda la información necesaria para tomar esta decisión.

 

 

Constituirse como sociedad limitada o autónomo

 

 

Registrarse como trabajador por cuenta propia, ya sea como sociedad limitada o autónomo, exige cumplir con una serie de requerimientos burocráticos, que serán diferentes en cada caso.

 

Para constituirse como sociedad limitada unipersonal deberás inscribirte en el Registro Mercantil y solicitar un número del CIF, darte de alta en el Impuesto de Actividades Económicas, etc. Un trámite que puede durar entre 5 y 15 días. Por otro lado, el alta como autónomo tarda tan solo un día en tramitarse.

 

Además, constituirse como sociedad limitada requiere de 3.000 euros de capital inicial para fundar la SL, mientras que registrarse como autónomo es gratuito.

 

 

Responsabilidad

 

 

La responsabilidad es aquello a lo que obliga una u otra opción. En el caso de las sociedades limitadas, la responsabilidad, como su nombre indica, es limitada, por lo que, en caso de contraer deudas, solo se deberá responder con el capital social aportado en la fundación de la sociedad y no más. 

 

Por otro lado, en el caso de los autónomos, la responsabilidad es ilimitada, por lo que en caso de deuda tendrá que responder con todo su patrimonio. En su caso, el empresario es lo mismo que la empresa.

 

 

Impuestos y costes de la Seguridad Social

 

 

En lo que concierne a los impuestos y a los costes de la Seguridad Social a los que tienen que hacer frente sociedades limitadas o autónomos también existen diferencias.

 

Las sociedades limitadas tributan a tipo fijo a un 25% por el Impuesto de Sociedades. Si además eres un nuevo empresario, existen descuentos en el Impuesto de Sociedades que lo reducirán a un 15% durante los dos primeros años de existencia de la empresa. Si los beneficios superan los 300.000 euros, el impuesto de sociedades será del 20%.

 

Por otro lado, los autónomos tributan a través del IRPF, un impuesto progresivo que aumenta conforme aumentan los beneficios.

 

La contribución a la Seguridad Social varía también entre la sociedad limitada y el autónomo: un autónomo societario pagará a la Seguridad Social 360 euros al mes, además los autónomos tienen derecho a solicitar la tarifa plana, que reducirá la cuota de autónomos a 60 euros durante el primer año, aunque progresivamente ascenderá hasta los 200,30 euros al mes entre el segundo y el tercer año. Después la base mínima de cotización para autónomos será de 286,1 euros al mes y la base máxima de cotización es de 1.233,2 euros al mes.

 

 

Costes de asesoría

 

 

Si necesitas contratar los servicios de una asesoría o gestoría, los costes suelen ser más baratos para autónomos que para sociedades limitadas, ya que una empresa tiene muchas más obligaciones y gestiones con las que cumplir que los autónomos.

 

 

Conseguir financiación

 

 

La financiación es un elemento fundamental para la creación y el desarrollo de cualquier proyecto. Las sociedades limitadas lo tienen más fácil para encontrar financiación que los autónomos, a quienes las entidades bancarias suelen solicitarles más avales.

 

Por otro lado, si eres una sociedad limitada, puedes abrir tu empresa a nuevos socios que aporten financiación a cambio de participaciones en la misma, algo que un autónomo no puede hacer.

 

 

Pasar de autónomo a sociedad limitada unipersonal

 

 

Si ya estás trabajando como autónomo, hay una serie de situaciones en las que es posible que te convenga dar el salto y convertirte en una sociedad limitada. Los motivos más habituales son los siguientes:

 

●      Facturar más de 40.000 euros al año, porque la carga tributaria de las sociedades limitadas es menor.

●      Limitar las responsabilidades económicas, protegiendo así el patrimonio personal y eliminando la responsabilidad personal.

●      Más facilidad para conseguir financiación, como ya hemos visto.

●      Trabajar con grandes empresas, ya que estas confían más en otras empresas que en autónomos.

 

 

Con esta información puedes comparar qué es lo que te sale más a cuenta para el tipo de proyecto que quieres empezar y decidir por tí mismo que se adapta mejor a tu idea. Recuerda que una vez te des de alta podrás hacer tus compras de empresa en Amazon Business, donde encontrarás todos los productos para profesionales al mejor precio, así como herramientas digitales que harán tu facturación, tu gestión del gasto y otros procesos de tu empresa mucho más sencillos.

 

 

Artículos más recientes