Descubre los beneficios de una SLU (Sociedad Limitada Unipersonal)

SLU (Sociedad Limitada Unipersonal): qué es y cuándo darse de alta

Te explicamos qué es una Sociedad Limitada Unipersonal y cuáles son las diferencias respecto a darse de alta como autónomo.

A la hora de convertirte en trabajador por cuenta propia, podrás elegir entre diferentes formas de hacerlo, según más te convenga dependiendo de la actividad económica que vas a desarrollar. Lo más habitual es que estés pensando en darte de alta como autónomo, pero la SLU (Sociedad Limitada Unipersonal) es una alternativa que puede ser de interés en algunos casos.

 

En este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber al respecto para que puedas tomar la decisión más adecuada para ti.

 

 

¿Qué es una Sociedad Limitada Unipersonal?

 

 

Como su propio nombre indica, una SLU (Sociedad Limitada Unipersonal) es un tipo de sociedad mercantil muy similar a la Sociedad Limitada, la principal diferencia estriba en que, en vez de repartir las participaciones de la empresa entre distintos socios, todas están en propiedad de un único socio, que hará también las funciones de la Junta General.

 

Este tipo de sociedad puede constituirse desde el origen de la misma o bien, si una sociedad tiene más de un socio, en el momento en el que uno de ellos se hace con todas las participaciones de la misma. Sea cuando sea el momento en el que la empresa se constituya como SLU, deberá darse de alta en el Registro Mercantil. Hasta que conste como tal, el socio único deberá responder de forma ilimitada y solidaria con las deudas de la misma. Es decir, deberá responder con todo su patrimonio en caso de tener deudas, como sucede en el caso de los autónomos, pero esta situación será temporal en el caso de la SLU.

 

En sus documentos oficiales, deberá identificarse como tal mediante las siglas SLU, del mismo modo que la Sociedad Limitada se identifica como SL y la Sociedad Anónima como SA.

 

Una sociedad limitada unipersonal no es una empresa de reducida dimensión, ya que su categoría hace referencia únicamente al número de socios que tiene y no al número de trabajadores. Además, el socio único no tiene por qué ser tampoco el administrador de la misma, pudiendo ser este una tercera persona.

 

 

Cómo darte de alta como Sociedad Limitada Unipersonal

 

 

La SLU (Sociedad Limitada Unipersonal) se constituye mediante escritura pública. Lo primero que deberás hacer para darte de alta será solicitar un Certificado de Denominación Social en el Registro Mercantil para asegurarte que el nombre de tu sociedad sea exclusivo. Después deberás abrir una cuenta bancaria para la sociedad con un mínimo de 3.000 euros (recuerda que es la cantidad que se requiere como capital social de una empresa). Una vez hecho esto, tendrás que solicitar un NIF (Número de Identificación Fiscal) para registrar tus operaciones, redactar los estatutos de la sociedad, presentar el Impuesto sobre Operaciones Societarias (la constitución está exenta de pago en este caso) e inscribirte en el Registro Mercantil.

 

A diferencia de los autónomos, que no tienen ningún tipo de gasto a la hora de registrarse, los gastos de constitución de una SLU pueden oscilar entre los 300 y los 1.000 euros, en función de si haces tú los trámites (a excepción de los que tienes que pagar obligatoriamente a un notario y al Registro Mercantil) o si los delegas a través de una gestoría.

 

 

Impuestos y contabilidad de una Sociedad Limitada Unipersonal

 

 

La SLU (Sociedad Limitada Unipersonal) debe pagar el Impuesto de Sociedades, que es un tipo fijo del 25%. Por otro lado, los autónomos deben tributar a través del IRPF, que variará en función de los ingresos, oscilando entre el 19,5% y el 46%.

 

En el caso de que quieras utilizar una parte de los beneficios propios de la empresa para tus gastos personales, deberás tributar por tu nómina o por dividendos.

 

Respecto a la contabilidad, la SLU debe presentar su balance de cuentas anuales siguiendo el plan general de contabilidad, mientras que los autónomos solo tienen que presentar el libro de cuentas anuales en el que aparecen reflejados los gastos y los ingresos, lo cual es mucho más sencillo.

 

Por último, además de todos los libros de cuentas que debe llevar una empresa, el socio único también deberá llevar también el libro de contrataciones de la Sociedad Limitada Unipersonal. Aunque un autónomo puede contratar trabajadores, en el caso de una SLU el trámite es el mismo que en el resto de tipos de sociedades mercantiles.

 

Después de esto quizás te preguntes si te conviene más darte de alta como autónomo o como Sociedad Limitada Unipersonal. La respuesta no es fácil, ya que todo depende de tu situación concreta y del tipo de actividad económica que pretendas llevar a cabo. Los autónomos tienen menos requisitos para constituirse, no tienen gastos por darse de alta en el RETA y sus obligaciones contables son menores. La SLU (Sociedad Limitada Unipersonal), por otro lado, tributa por un tipo fijo, lo que dependiendo de tus ingresos puede ser beneficioso, y te permite actuar como una empresa.

 

Si quieres más información sobre los tipos de sociedades y sus obligaciones fiscales, sobre autónomos y sobre otros temas relevantes para profesionales de todo tipo visita nuestro blog. Y ya que estás aquí, ¿por qué no le echas un vistazo a nuestra página web? Seas autónomo o empresa, nuestra plataforma de compras exclusiva para profesionales te proveerá con más de tres millones de productos de la mejor calidad gracias a miles de proveedores que cuentan con la garantía de Amazon. No solo eso, también podrás encontrar miles nuevos descuentos diarios, rebajas por cantidad y en tus compras recurrentes y un abanico de servicios digitales que harán tu trabajo más sencillo, como los informes de gasto personalizados o la herramienta de facturación con IVA automática. Formar parte de Amazon Business es totalmente gratis, ¡solo tienes que registrarte!

 

 

Artículos más recientes