Cómo y cuándo se aplica la deducción por contratación de discapacitados

Cuáles son las deducciones por contratación de discapacitados en España

Garantiza la igualdad de oportunidades en tu empresa con las deducciones por contratación de discapacitados.

La contribución de las empresas al desarrollo y al progreso del conjunto de la sociedad no se limita solo al ámbito económico. Su función a la hora de integrar y promover la diversidad, así como de garantizar la igualdad de oportunidades, es cada vez más importante y valiosa. Para ayudar a las empresas en esta labor, la Administración concede deducciones a aquellas empresas que se esfuerzan en esta dirección. Entre ellas destaca la deducción por contratación de discapacitados.

 

En este artículo te explicamos en qué consiste, a cuánto asciende y en qué circunstancias puedes solicitarla.

 

 

Qué es la deducción por contratación de discapacitados

 

 

Como su propio nombre indica, se trata de una serie de deducciones que se otorgan a aquellas empresas que contraten a personas con discapacidad. Estas ayudas no son siempre iguales y variarán en función del grado de discapacidad del empleado.

 

 

Qué tipos de discapacidad existen

 

 

De cara a la Administración, existen dos tipos de discapacidad: la discapacidad y la discapacidad severa.

 

●      Discapacidad: cuando existe un grado de discapacidad reconocido superior al 33% e inferior al 65%, excepto en el caso de la discapacidad intelectual, enfermedad mental o parálisis cerebral, que forman parte de la categoría de discapacidad severa.

 

●      Discapacidad severa: esta segunda categoría se aplica a aquellas personas que sufran algún tipo de enfermedad mental o discapacidad intelectual con un grado de minusvalía reconocido de, como mínimo, el 33%, que tengan una discapacidad física o sensorial no inferior al 65%, o que sufran parálisis cerebral.

 

 

Deducciones por contratación de discapacitados

 

 

Las empresas que contraten a personas con discapacidad, podrán deducirse 9.000 euros por cada persona contratada con una discapacidad que oscile entre el 33% y el 65% respecto al periodo inmediatamente anterior. En el caso de que la persona tenga una discapacidad igual o superior al 65%, la cantidad de la deducción será de 12.000 euros.

 

A la hora de aplicar estas deducciones, no existen diferencias entre las discapacidades que son de tipo físico, sensorial o intelectual, así como tampoco existen diferencias en función del tipo de contrato, ya sean temporales o indefinidos, a diferencia de lo que sucede con las ayudas y bonificaciones por contratación de personas con discapacidad, donde sí se diferencia por el tipo de contratos.

 

 

Cómo se calcula la deducción por contratación de discapacitados

 

Este tipo de deducciones deben calcularse según el crecimiento del número de personas/año de trabajadores con discapacidad en la media de la plantilla respecto al periodo anterior.

 

El cálculo es sencillo:

 

Incremento = media de personas/año de trabajadores con discapacidad del año actual - media de personas/año de trabajadores con discapacidad del año anterior

 

Ahora que ya conoces cuál es la cifra del incremento, debes calcular cuál es la cifra de la deducción. Para ello, deberás multiplicar el incremento por la cantidad correspondiente (9.000 o 12.000 dependiendo del grado de discapacidad del trabajador contratado). La fórmula sería la siguiente:

 

Incremento x 9.000 o Incremento x 12.000

 

Antes de hacer estos cálculos deberás tener en cuenta si hay cambios en el grado de discapacidad de los trabajadores de tu empresa para contabilizarlos correctamente.

 

Es decir, si un trabajador con una minusvalía reconocida baja del 33%, dejará de contabilizarse como tal a la hora de calcular el incremento. Si un trabajador con minusvalía del 65% o superior pierde esa graduación y pasa a tener una minusvalía de entre el 33% y el 65%, o por el contrario, aumenta y pasa de oscilar entre el 33% y el 65% para ser superior a esta última cifra, deberá notificarse y contabilizarse según la situación actual.

 

Por último, si un trabajador de la empresa que no tenía ninguna discapacidad, pasa a tener una discapacidad reconocida del 33% o superior, aunque no haya sido contratado siendo una persona con discapacidad, se contabilizará como tal en el incremento.

 

 

Con esta información, ya puedes solicitar las deducciones por contratación de persinas con discapacidad que existen en nuestro país. Si quieres más información sobre ayudas y deducciones, visita nuestro blog y encuentra todo lo que estabas buscando. Y ya que estás por aquí, ¿por qué no visitas nuestra página web y descubres lo que Amazon Business puede hacer por ti? Somos la plataforma de compras exclusiva para profesionales de Amazon, donde podrás encontrar millones de productos al mejor precioproveedores de calidad garantizada, así como descuentos por cantidad y en tus compras recurrentes. También podrás disfrutar de envíos dentro de tu horario de trabajo, informes personalizados y una herramienta de facturación automática con IVA, entre otras muchas soluciones digitales para profesionales. Formar parte de Amazon Business es gratis, ¡solo tienes que registrarte!

Artículos más recientes