close icon

Amazon Business Exchange 2021

Regístrate gratis y disfruta de todas las sesiones del evento bajo demanda hasta el 5 de noviembre. No pierdas la oportunidad de aprender cómo puedes aportar valor a tu organización con lo último en tecnología de compras digitales.

Los autónomos pueden tributar por módulos o por estimación directa, te explicamos en qué consiste cada uno y las diferencias que existen entre ellos, ¡descúbrelo todo!

Por módulos o estimación directa: cómo hacer la declaración del IRPF autónomos

Cómo autónomo, puedes declarar por módulos o estimación. Te explicamos en qué consiste cada uno y sus requisitos.

El régimen de estimación es la forma en la que un autónomo hace su declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y existen dos formas de hacerlo: por módulos o por estimación directa.

 

Aunque los autónomos tienen que elegir uno de estos regímenes de estimación del IRPF al darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, también pueden decidir cambiar de uno a otro siempre que cumplan los requisitos que establece la ley para hacerlo, por lo que es importante conocerlos bien.

 

Por ello, tanto si estás pensando darte de alta como autónomo como si ya lo eres, es importante que conozcas en qué consiste cada uno y cuál te conviene más. Así que en este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber para deciderte por la declaración por modulos o por estimación directa.

 

 

Las diferencias entre ser autónomo por módulos o por estimación directa

 

 

El régimen de módulos, también llamado régimen de estimación objetiva, es un régimen en el cual los autónomos pagan la misma cantidad fija cada mes independientemente de sus ingresos, qué se calcula en función de unos módulos que sirven como inidicadores, de ahí el nombre.

 

Para ello debes determinar cuál es el rendimiento neto de tu actividad económica. Para obtener esta cantidad, lo primero que se tiene en cuenta son los datos sobre tu negocio que aparecen en el Censo de Actividades Económicas, de donde obtendrás los módulos por los que te corresponde tributar. También se aplican las minoraciones y las correcciones, así como la amortización de los bienes inmovilizados.

 

Una vez sepas qué módulos te corresponden, tendrás que multiplicarlos por los importes de cada actividad profesional en la que estés dado de alta. El resultado será el beneficio neto. Sobre este resultado se aplicarán las minoraciones por incentivos de empleo y para la inversión, lo que te dará el rendimiento neto minorado

 

Sobre el rendimiento neto minorado se aplican los índies correctores (por municipio, por tipo de empresa, etc.), obteniendo así finalmente el rendimiento neto.

 

Como se considera que es un tipo de declaración muy beneficiosa, existen unos requisitos sin los cuáles no se podrá solicitar este tipo de declaración. De hecho, estos requisitos se han ido haciendo más restrictivos con el paso de los años. Actualmente, para poder solicitar la declaración por módulos, un autónomo tiene que cumplir con las siguientes condiciones:

 

●      Que su actividad profesional se encuentre en la lista aprobada ese año por el Ministerio de Economía. Es el criterio más arbitrario de los tres, ya que responde únicamente al criterio del ministerio, que anualmente publica en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una lista con las profesiones que pueden solicitar este tipo de declaración.

 

●      No haber ingresado más de 250.000 euros el año anterior entre todas las actividades realizadas.

 

●      No haber ingresado más de 125.000 euros por ventas con retención del IRPF durante el año anterior.

 

●      Que el volumen de compras profesionales del año anterior no supere los 250.000 euros.

 

●      Que toda su actividad económica tenga lugar en España.

 

●      Que todas sus actividades económicas puedan estar dentro del régimen de estiamación objetiva.

 

●      No podrán haber renunciado al régimen de estimación objetiva, al régimen simplificado del IVA, ni al régimen especial de agricultura, ganadería y pesca del IVA.

 

Estos pagos deberán hacerse a través del modelo 131, que deberás presentar trimestralmente: el primer trimestre debe abonarse entre los días 1 y 20 de abril, el segundo entre los días 1 y 20 de julio, el tercero entre los días 1 y 20 de octubre y el cuarto entre los días 1 y 30 de enero.

 

Por otro lado, el régimen de estimación directa implica que tu declaración del IRPF de autónomos se hará en función de lo que hayas ingresado. No existen otros requisitos, por lo que es el régimen al que pertenecen la mayoría de autónomos en España. Ahora bien, si eliges el régimen de estimación directa, tendrás que escoger entre la estimación directa normal, sujeta a la normativa del código de comercio, o la estimación directa simplificada, más sencilla y adaptada a autónomos que tengan una facturación pequeña, pero que está restringida a aquellos que ingresan menos de 60.000 euros al año.

 

Ahora que ya conoces las diferencias que existen entre tributar por modulos o estimación directa, recuerda que, como ya hemos dicho antes, a lo largo de tu actividad profesional como autónomo, puedes cambiar de un régimen a otro siempre y cuando cumplas con los requisitos para hacerlo. En nuestro blog podrás encontrar más información útil para autónomos, y si estás buscando una plataforma de compras para autónomos, ¿por qué no pruebas Amazon Business? En nuestro marketplace para profesionales encontrarás proveedores con la garantía de Amazon que te ofrecerán productos de las mejores marcas a precios inmejorables, además de ofertas diarias en miles de productos y soluciones digitales que te facilitarán el trabajo, como nuestra herramienta de facturación con IVA automática. Y contarás con nuestro apoyo logístico en todo este proceso. Además, todo ello es gratis, ¡solo hace falta que te registres!

 

 

Artículos más recientes