close icon

Notificación: Amazon Business Exchange 2021

5 de octubre, 2021 | Únete a nuestro evento virtual y gratuito con líderes de compras de todas las industrias, que compartirán sus consejos y estrategias para ayudarte a trabajar de forma más rápida, inteligente y eficiente.

Los derechos del trabajador autónomo dependiente en España

Qué es un autónomo dependiente y cuáles son sus derechos

El trabajador autónomo dependiente económicamente es una variedad del autónomo que ofrece una serie de beneficios a cambio de facturar principalmente para un único cliente.

El autónomo dependiente (también conocido como TRADE, el acrónimo de trabajador autónomo dependiente económicamente) es una figura de la legislación laboral española que vino a llenar el hueco existente entre el trabajador autónomo y el trabajador perteneciente al Régimen General.

 

En España, de los 3.262.255 autónomos que hay, solo alrededor del 3% se acogen a la modalidad de autónomo dependiente, aunque la cifra está creciendo. A pesar de que está relacionada con la figura del falso autónomo, lo cierto es que aplicada correctamente esta modalidad ofrece una serie de beneficios que pueden ser muy útiles para autónomos que se encuentren en determinadas situaciones.

 

Así que veamos en qué consiste ser autónomo dependiente y qué ventajas ofrece.

 

 

Qué es un autónomo dependiente

 

 

Para muchos profesionales, ser autónomo es una oportunidad única para desarrollar sus propias ideas, trabajar de lo que les gusta y no atarse a nada durante mucho tiempo, gozando de una flexibilidad de la que los empresarios y los trabajadores del Régimen General no pueden disfrutar. Pero, desgraciadamente, no todo son ventajas, los autónomos también tienen que enfrentarse a las dificultades, los impuestos, las cuotas y, sobre todo, la incertidumbre. Son empresarios de sí mismos, lo que implica que ellos responden por todos los problemas a los que deban hacer frente, incluidas las deudas.

 

El autónomo dependiente, como hemos dicho, se encuentra a medio camino de ambas figuras. Esto se debe a que para poder solicitar esta modalidad de trabajo autónomo el 75% de tus ingresos, como mínimo, deberán provenir de facturas enviadas a un mismo cliente.

 

 

El contrato de autónomo dependiente

 

 

Para poder solicitar ser reconocido como autónomo dependiente, deberás firmar un contrato con tu cliente principal. Mediante este contrato, las dos partes reconocéis que se da entre vosotros una relación de dependencia económica, el trabajo que el autónomo dependiente realiza para la empresa, la contraprestación económica y la periodicidad de la misma (puede ser mensual o trimestral), el número de horas semanales y el número de horas extraordinarias (si no se estipula en el contrato el máximo de horas extraordinarias será un 30% de las horas semanales).

 

En el contrato también se estipulará un plazo de duración para la relación laboral que se establecerá entre ambos, que podrá ser una fecha concreta o bien el momento en el que finalice el servicio que el autónomo está ofreciendo a su cliente, aunque el contrato no tiene por qué tener fecha de vencimiento.

 

También se deberán especificar las causas que justifican el fin del contrato y las indemnizaciones en caso de que una de las dos partes decida rescindirlo antes de tiempo de forma injustificada.

 

Ya que este tipo de contratos establece unas obligaciones también para el cliente, este puede puede solicitarte que acredites esta situación pasados seis meses de la firma del contrato. Para ello deberás solicitar a la Agencia Tributaria un certificado de rendimientos, en el cual constan los clientes a los que has emitido facturas. Otra opción es presentar tu declaración de la renta.

 

Una vez firmado, deberás registrarlo en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en los diez días siguientes a la firma, y una vez registrado tendrás cinco días para notificarlo a tu cliente. Si en estos quince días hábiles no has registrado y notificado el contrato, será el cliente quien deba hacerlo, para lo cual tendrá otros diez días hábiles.

 

El resto del proceso para darse de alta como trabajador autónomo económicamente dependiente es igual que el del resto de autónomos.

 

 

Requisitos para poder ser considerado trabajador autónomo dependiente económicamente

 

Para poder solicitar un contrato que te reconozca como autónomos dependientes, existen una serie de requisitos además del requisito básico de facturar un 75% de tus ingresos a un único cliente, son los siguientes:

 

●      No tener trabajadores a tu cargo.

 

●      No puedes ser autónomo societario ni pertenecer a ninguna otra modalidad en la que desarrolles tu actividad de forma conjunta.

 

●      No puedes ser el titular de un local industrial o comercial, tampoco de una oficina o despacho que esté abierto al público.

 

●      Debes disponer personalmente de todos los elementos con los que desarrollas tu actividad económica, ya sea en propiedad o por alquiler (equipos, materiales, etc.).

 

●      Debes organizar por ti mismo tus horarios de trabajo, tus propios criterios y métodos de trabajo, etc., lo que no significa que no puedas coordinarte con el cliente ni recibir indicaciones técnicas, pero serás tú como autónomo el que decidirá a qué horas trabajas, qué días lo haces, cómo lo haces, etc.

 

●      Tu actividad además deberá estar claramente diferenciada de la actividad de los empleados de la empresa pertenecientes al Régimen General de Trabajadores.

 

 

Los derechos del autónomo dependiente

 

 

En contrapartida a estos requisitos, el contrato de autónomo dependiente ofrece estas ventajas:

 

●      18 días hábiles de vacaciones al año.

 

●      Posibilidad de elegir a los representantes sindicales de la empresa.

 

●      Recibir una indemnización si el cliente finaliza el contrato antes de tiempo de forma injustificada.

 

●      Acceder a la jurisdicción social.

 

●      Fijar acuerdos de interés profesional, lo que te permitirá establecer una serie de condiciones que mejorarán tus condiciones laborales en la empresa con la que tienes el contrato de trabajador autónomo económicamente dependiente.

 

●      El autónomo dependiente podrá interrumpir su actividad laboral para el cliente en caso de incapacidad laboral, cuando esté en riesgo su salud, por atención a necesidades familiares, por riesgo durante el embarazo y lactancia durante los nueve primeros meses de vida de su hijo, por necesidad de adaptación en caso de violencia de género o por causa de fuerza mayor.

 

 

Las obligaciones fiscales del autónomo dependiente

 

 

Los trabajadores autónomos económicamente dependientes tienen que pagar los mismos impuestos y cuotas que el resto de autónomos, aunque deberás tener contratada una mutua de forma obligatoria. Por este mismo motivo, también podrás beneficiarte de la tarifa plana de autónomos.

 

Además, los autónomos dependientes pueden beneficiarse de una reducción de 2.000 euros en su declaración del IRPF si están dados de alta en el régimen de estimación directa normal, sus gastos deducibles no superan el 30% de sus rendimientos totales declarados, un 70% de su facturación ha tenido retención, no prestan sus servicios a través de entidades que tributen en el régimen de atribución de ventas y solo facturan a un único cliente.

 

Con toda esta información podrás determinar si te conviene o no el contrato como TRADE y cómo negociarlo con tu cliente en el caso de que sea así. Recuerda que, a pesar de ser económicamente dependiente de un cliente principal, eres autónomo, por lo que podrás realizar tus compras profesionales en Amazon Business, un marketplace para profesionales de todos los sectores en el que disfrutar de precios imbatibles y miles de ofertas día a día en los productos de las mejores marcas, ¡regístrate y descubre todo lo que Amazon Business puede ofrecerte!

 

 

Artículos más recientes