Amazon apoya los esfuerzos humanitarios en Ucrania | Más información >>

¿Qué tipos de contrato de trabajo existen?

¿Qué tipos de contrato de trabajo existen?

Te explicamos los tipos de contratos laborales que existen, sus características y sus requisitos, para que sepas en qué consiste cada uno.

Cuando contratas un empleado para tu empresa el tipo de contrato de trabajo determinará el tipo de relación que se establece entre las dos partes, el tiempo, las condiciones, etc. Eso implica también una serie de obligaciones y beneficios fiscales para tu negocio, por lo que es importante que conozcas los tipos de contratos de trabajo de España para que puedas decidir cuál es el que mejor te conviene en cada caso.

 

Antes de nada, debes tener en cuenta que sea cual sea el tipo de contrato de trabajo que emplees, habrá de ser notificado en un plazo máximo de 10 días al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

 

 

Contrato indefinido

 

 

El contrato de trabajo indefinido es aquel en el que no se establece una duración determinada para el mismo, por lo que, como su propio nombre indica, el trabajador prestará sus servicios de forma indefinida a la empresa contratante. Puede formalizarse de forma verbal o escrita.

 

Tipos de contrato indefinido

 

Existen diferentes tipos de contratos indefinidos en función del trabajador al que vayas a contratar, ya que, como hemos dicho, existen importantes incentivos para cada uno de ellos.

 

●   Contrato indefinido ordinario: se trata del contrato indefinido más habitual ya que es el que aplica con carácter general para todos los contratos de este tipo. Además, el contratante no puede disfrutar de ningún tipo de incentivo por este tipo de contratos. Tras finalizar el contrato, el trabajador recibirá una indemnización de 20 días por año trabajado si se trata de un despido objetivo, colectivo o debido a modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo. El contrato de indefinido ordinario, se divide a su vez en función del tipo de jornada:

 

-   Contrato indefinido a jornada completa: se trata del contrato mediante el cual se establece una jornada laboral de 40 horas semanales.

 

 Contrato indefinido a jornada parcial: se trata de un tipo de contrato indefinido en el que el trabajador solo ofrece sus servicios a la empresa durante una parte de la jornada laboral. El contrato laboral parcial nunca podrá llegar ni exceder las 40 horas semanales.

 

-   Contrato fijo discontinuo: se trata de un contrato que se utiliza para trabajos fijos pero discontinuos en el tiempo, como por ejemplo, los monitores escolares, que trabajan durante el periodo escolar pero no durante los meses de verano.

 

●   Contrato indefinido para personas con discapacidad igual o superior al 33%: el trabajador contratado deberá tener un 33% de discapacidad acreditada, o recibir una pensión de la Seguridad Social por invalidez permanente de grado total, absoluto o gran invalidez. Por cada uno de estos contratos recibirás un incentivo de 3.907 euros, además de que podrás recibir subvenciones para adaptación del puesto de trabajo y otras deducciones.

●   Contrato indefinido para personas con discapacidad en centros especiales de empleo: se trata de contratos para empresas que cuentan con un 70% de personas con discapacidad en su plantilla. Pueden beneficiarse de subvenciones de hasta 12.020 euros y del 50% del salario mínimo, entre otras.

●   Contrato indefinido de apoyo a los emprendedores: este incentivo establece exenciones fiscales y bonificaciones en la cuota de la Seguridad Social. Permitirá también un periodo de prueba de un año para los nuevos contratos, salvo que ese trabajador haya trabajado de lo mismo anteriormente. Se trata de un tipo de contratos para empresas con menos de 50 trabajadores, no deben haber realizado ningún despido improcedente en los seis meses anteriores y deberá mantener a cada trabajador contratado al menos 3 años, si no deberá devolver los incentivos.

●   Contrato indefinido de jóvenes por parte de microempresas y empresarios autónomos: por este tipo de contrato las empresas reducen la cuota empresarial de la Seguridad Social por contingencias comunes al 100% durante un año. El trabajador deberá ser menor de 30 años, o de 35 si tiene una discapacidad del 33% o superior.

●   Contrato indefinido para nuevos proyectos de emprendimiento joven: se trata de un tipo de contrato indefinido válido para trabajadores autónomos que contraten por primera vez a alguien. El contratado debe ser una persona de 45 años o más o de personas que se encuentren en programas de recualificación profesional y el contratante deberá mantenerlo durante al menos un año y medio. Como incentivo recibirán la reducción de la cuota empresarial de la Seguridad Social del 100% durante el año siguiente a la contratación.

●   Contrato indefinido para mayores de 52 años con subsidio de desempleo: permite a las empresas percibir el 50% del importe del paro del trabajador durante el tiempo que dure el contrato, abonarle al trabajador tres meses de paro si tiene que cambiar su domicilio, etc. 

 

●   Contrato indefinido a tiempo parcial con vinculación formativa: contrato para jóvenes desempleados inscritos en la Oficina de Empleo, menores de 30 años o menores de 35 años si tienen discapacidad igual o superior al 33% y que no tengan experiencia laboral, no tengan título de la ESO o sean beneficiarios del Sistema Nacional de Garantía Juvenil (SNGJ). El contrato tiene que ser indefinido y compatible con su formación. Las empresas reducirán el 100% de sus cuotas empresariales a la Seguridad Social por contingencias comunes durante 12 meses si tienen menos de 250 trabajadores, o del 75% si la empresa tiene más.

 

 

Contrato temporal

 

 

El contrato temporal establece una duración determinada para la relación laboral. Su objetivo es responder a una necesidad concreta que tiene la empresa durante un tiempo determinado. Del mismo modo que los contratos indefinidos ordinarios, los contratos temporales pueden ser a jornada parcial o completa. Deberá formalizarse de forma escrita, aunque podrá hacerse de forma verbal si se trata de un contrato de jornada completa inferior a dos semanas. A diferencia del contrato indefinido, el trabajador con contrato temporal recibirá una indemnización de 12 días por año trabajado al finalizar su contrato.

 

 

Tipos de contratos de trabajo temporales

 

Los diferentes tipos de contratos de trabajo temporales sirven para satisfacer las necesidades puntuales de tu empresa. En este sentido, existen los siguientes tipos de contratos temporales:

 

●   Contrato de interinidad: se trata de un contrato que sirve para sustituir a un trabajador de tu empresa durante un tiempo, por ejemplo, durante una baja de maternidad o paternidad. El contrato durará el tiempo en que dure la ausencia del trabajador sustituido.

 

●   Contrato por obra y servicio: se trata de un contrato mediante el cual se contrata a un profesional para prestar una serie de servicios concretos dentro de la empresa durante un tiempo determinado. Este contrato puede durar como máximo 3 años, aunque se puede prorrogar durante un año más.

 

●   Contrato eventual: se trata de contratos que sirven para solucionar necesidades extraordinarias de producción de tu empresa, por lo tanto, su duración está restringida a 6 meses, salvo que el convenio colectivo permita ampliarlo a 12 meses.

 

 

Contrato de prácticas

 

 

El contrato de prácticas es un tipo de contrato laboral que puede durar entre seis meses y dos años, y está orientado a formar trabajadores con o sin experiencia previa. El contrato de prácticas tiene como objetivo que la experiencia laboral que gana el trabajador repercuta positivamente en sus estudios, en el caso de que este siga todavía formándose. En el caso de un contrato de prácticas para estudiantes universitarios, este puede hacerse mediante un convenio con la universidad en cuestión, que te permitirá disfrutar de ciertos beneficios.

 

También puede utilizarse el contrato de prácticas para personas que estén en posesión de un título universitario, de formación profesional, grado medio o superior u otros títulos oficiales, aunque ya no se encuentren en periodo formativo.

 

 

Contrato de formación y aprendizaje

 

 

A diferencia del contrato de prácticas, el contrato de formación y aprendizaje es un tipo de contrato de trabajo implica también que el trabajador debe complementar la labor que desempeña dentro de la empresa con la formación que está recibiendo. Su objetivo es cualificar al trabajador para mejorar sus posibilidades de inserción en el mercado laboral. Tiene una duración de un año que puede extenderse hasta cuatro.

 

 

Ya conoces la principal información sobre los tipos de contratos de trabajo que existen en España. Recuerda que es importante que los contratos se adecúen realmente a las funciones que van a desempeñar los trabajadores para evitar cualquier tipo de fraude de ley.

 

Regístrate gratis en Amazon Business

Artículos más recientes