Amazon apoya los esfuerzos humanitarios en Ucrania | Más información >>

Descubre el bootstrapping, qué es y cómo funciona

Bootstrapping: qué es y cómo puedes aplicarlo a tu empresa

Todo lo que necesitas saber del bootstrapping: qué es, cómo funciona y cómo aplicarlo en tu negocio.

El dinero es uno de los principales problemas a la hora de sacar adelante tu negocio. Si no dispones de grandes recursos económicos, puedes hacer dos cosas: o bien buscar financiación a través de los métodos habituales (como los créditos o los inversores) y de métodos innovadores (como el crowdfunding), o bien, empezar tu empresa a pesar de no tener recuros. En este último grupo se enmarca el bootstrapping. ¿Qué es? ¿Cómo puedes aplicarlo en tu negocio? A continuación, responderemos a estas y a otras preguntas.

   

Bootstrapping: qué es

 

El bootstrapping es un método en el que el empresario invierte sus propios recursos para sacar adelante su proyecto mientras la búsqueda de financiación avanza en paralelo. Es decir, en el bootstrapping se invierte el modo habitual de funcionamiento —primero se busca financiación, sea del tipo que sea, y luego se empieza a trabajar— para empezar a trabajar con cualquier recurso disponible (son famosas las historias de emprendedores que empezaron en el garaje de su casa) mientras que, en paralelo al desarrollo del proyecto, se van consiguiendo inversores que apuesten por él, clientes, etc. Durante las primeras etapas, solo dispondrás de tus recursos iniciales y de los recursos que hayas conseguido por el crecimiento de tu propio negocio. Por eso, en el bootstrapping, más que en cualquier otra metodología para desarrollar un proyecto, la idea de negocio es fundamental. De hecho, en cuanto seguramente no tengas otro activo, se podría decir que tu negocio vale lo que vale tu idea (y tu capacidad para ponerla en práctica y transmitirla).

 

El bootstrapping es un trabajo en proceso continuo. Empiezas prácticamente desde cero, por lo que deberás planear a corto, medio y largo plazo, pero siempre siendo totalmente realista en cuanto a tus expectativas y, sobre todo, tus recursos económicos. Si no controlas el flujo de caja y mantienes tus recursos, no podrás pagar tus facturas ni tampoco hacer que tu proyecto crezca.  

Por ejemplo, hay empresarios que primero calculan los gastos que les costará desarrollar su negocio y también el poder mantenerse a sí mismos durante el primer o los primeros años de su andadura profesional y ahorran esa cantidad antes de empezar. Otros utilizan la preventa de sus productos para financiar la creación de los mismos y así asegurarse previamente los recursos que necesitan.

Si te preguntas de dónde viene ese nombre tan curioso, debes saber que tiene su origen en el Barón de Munchausen, un noble alemán conocido por las fantasiosas e inverosímiles historias que contaba. En una de esas historias, afirmaba que había salido del fondo del mar estirando de sus cordones, “bootstraps” en inglés. De ahí bootstrapping, una metáfora que simboliza aprovechar al máximo el único recurso del que dispones.

 

Características del bootstrapping

 

La principal ventaja del bootstrapping es que no dependes de nadie. No contraes deudas ni tienes inversores ante quienes responder, por lo que solo respondes ante ti mismo. Ese mismo motivo te permite trabajar a tu ritmo, según los propios tiempos que requiera el proyecto, sin la presión añadida de tener que responder económicamente o con unos objetivos determinados. A la vez, no tener que responder ante nadie también te da más libertad: eres tú quién decide qué rumbo debe tomar tu proyecto en todo momento.

 

Como puedes imaginar, los inconvenientes del bootstrapping son la falta de capital y otros recursos con los que desarrollar tu proyecto desde el principio, lo que podrá retrasar su desarrollo o inclufo detenerlo. Si bien esto tiene una contraparte positiva, ya que te obliga a ser más cuidadoso con el uso de tus recursos y con tus inversiones y a pensar otra forma de hacer las cosas que te permita ahorrar más, ayudándote a hacer más con menos.

Tampoco podrás centrarte solo en el desarrollo del proyecto, ya que tendrás que dedicarle buena parte de tu tiempo a buscar la financiación que progresivamente vayas necesitando, los clientes, los contactos, etc.


Ahora que ya conoces mejor el bootstrapping, qué es y cómo se aplica a los negocios, puedes decidir si encaja o no con tu proyecto. Una vez lo empieces, recuerda que Amazon Business es la plataforma de compras para profesionales en la que encontrarás más de tres millones de productos exclusivos y miles de proveedores con los que podrás contactar de forma rápida y sencilla para encontrar las mejores ofertas. Además, podrás disfrutar de descuentos tanto en tus compras individuales como en tus compras por cantidad y en tus compras recurrentes, así como de muchas otras ventajas únicas, como nuestras soluciones digitales para empresas, como la gestión automática de facturas con IVA y la herramienta de control de compras que te permitirá hacer cumplir con tu política de gastos. ¿Quieres saber más? ¡Visita nuestra página web!

Regístrate gratis en Amazon Business

Descubre artículos similares