Amazon apoya los esfuerzos humanitarios en Ucrania | Más información >>

Estudio de viabilidad: qué es y cómo se aplica

Qué es un estudio de viabilidad de un proyecto y cómo se hace

Saber qué es el estudio de viabilidad de un proyecto te permitirá enfrentarte con confianza a las operaciones de tu negocio, descúbrelos.

En los negocios, no hay espacio para las acciones irreflexivas. Si queremos minimizar los riesgos y conseguir una mayor rentabilidad, hace falta analizar la situación, tener en cuenta los diferentes escenarios, prever sus posibles resultados… Solo entonces nuestras decisiones podrán tener el efecto que esperábamos. Por eso, es importante que conozcas qué es el estudio de viabilidad de un proyecto y cómo llevarlo a cabo.

 

En este artículo te explicaremos de forma sencilla, pero detallada, en qué consiste este tipo de acciones y cómo aplicarlas, ¿empezamos?

 

Qué es un estudio de viabilidad de proyecto

El estudio de viabilidad de un proyecto es un análisis que permite saber de antemano si una empresa puede llevar a cabo o no la acción que está pensando realizar.

 

Para ello, se miren una serie de parámetros y se determina tanto las posibilidades de llevarlo a cabo, sus los posibles resultados y si estos resultados se ajustan o no a lo que nosotros estábamos buscando.

Esta información nos permite saber si vamos por buen camino, o bien si tenemos que replantear la acción que queremos llevar a cabo, ya sea para modificarla o incluso para abandonar esa idea por completo.

 

Beneficios de un estudio de viabilidad de proyecto

Al tratarse de un análisis tanto externo (de lo que quieres llevar a cabo) como interno (de tus propias capacidades), realizar un estudio de viabilidad te ayuda a conocer mejor el mercado, la competencia y a los clientes, pero también a tu propia empresa: las capacidades de tus trabajadores, el proceso de desarrollo de estrategias y la toma de decisiones, los puntos fuertes y débiles de tu estructura, nuevas oportunidades que hasta ahora no habías detectado y, sobre todo, claridad respecto a lo que tienes que hacer para conseguir tus objetivos.

 

Por todo ello, invertir tiempo y recursos en estos análisis reduce drásticamente tus probabilidades de fracasar. La posibilidad de fracasar siempre está ahí, pero un buen estudio de viabilidad de proyecto te da las herramientas necesarias para seguir el mejor curso de acción, lo que, como ya dijimos, limita el riesgo.

 

Tipos de estudio de viabilidad de proyecto

Ahora que ya sabes qué es un estudio de viabilidad de proyecto y cuáles son sus beneficios, veamos los diferentes tipos de análisis que existen:

  • Viabilidad técnica: se trata de un estudio de viabilidad que está dirigido a saber si tu empresa dispone de los recursos técnicos y de las capacidades para llevar a cabo esa acción. Por ejemplo, si tenemos una fábrica de piezas para coches y queremos crear un nuevo modelo, tendremos que tener la maquinaria adecuada y los conocimientos necesarios para hacerla funcionar.
  • Viabilidad económica: el objetivo es saber si el proyecto será económicamente rentable o no. Pongamos el caso de una empresa de informática: para saber si un proyecto es rentable o no, se deberán contabilizar las horas que le tendrá que dedicar el técnico a ese proyecto, el precio de las mismas y el presupuesto del contratante.
  • Viabilidad de mercado: necesitas saber si en el mercado existe demanda del producto o servicio que estás ofreciendo.
  • Viabilidad temporal: se trata de saber cuánto tiempo nos va a costar llevar a cabo ese proyecto y cuáles son los plazos en los que dividiremos nuestro plan de acción.
  • Viabilidad jurídica: ¿cumples con los requisitos legales para llevar a cabo esa acción? Estamos hablando de permisos, patentes, licencias… Se trata de un análisis con el que te aseguras cumplir con toda la normativa vigente respecto a la acción que quieres llevar a cabo.
  • Viabilidad operativa: es decir, si el proyecto encaja o no con la estrategia y los objetivos de la empresa.

 

Estos análisis, que podemos hacer tanto por separado como a la vez, nos permitirán conocer si el proyecto es viable o no.

 

Cómo se hace un estudio de viabilidad de proyecto

Después de este repaso, pasemos ya a la parte práctica. Veámoslo paso a paso:

  • Determina el alcance: qué quieres conseguir, cómo quieres hacerlo y en cuánto tiempo. Determinar el alcance es clave para marcar establecer los parámetros en función de los cuales podremos evaluar la viabilidad del proyecto cuando hagamos el estudio.
  • Analiza los riesgos: ¿cuáles son los riesgos de llevar a cabo esta acción? ¿Podemos no llegar a los ingresos mínimos para asegurar los beneficios? ¿A largo plazo nos perjudicará? Debes tener todo este tipo de posibilidades en cuenta.
  • Haz un estudio financiero: es decir, cuál va a ser la rentabilidad del proyecto. Para ello deberás saber cuáles son los ingresos que esperas obtener y cuál va a ser el coste de las acciones que vas a realizar (costes de producción, distribución, horas de trabajo de los empleados, etc.).
  • Haz un estudio de mercado: debes determinar cuál va a ser el mercado o el sector del mercado al que estás apuntando, quiénes y cómo son los clientes a los que te diriges, cuál es tu competencia, si existe o no demanda, la ventaja que ofrece tu producto respecto a alternativas ya existentes y si existe oportunidad de crecer más allá de tu objetivo inicial.
  • Establece los requisitos del proyecto: ¿qué necesitas para alcanzar tus objetivos? ¿Tu equipo dispone de todos los perfiles necesarios? ¿Necesitas nuevas incorporaciones? ¿Tienes las herramientas que hacen falta? Si la respuesta es afirmativa, puedes seguir adelante, si no, debes ver si el proyecto compensa la inversión necesaria.
  • Define la estrategia: si dispones de todos los recursos necesarios, es el momento de planificar las acciones que tienes que llevar a cabo, marcar la hoja de ruta que se seguirá en el proyecto. Para ello, deberás tener en cuenta todos los aspectos analizados anteriormente para determinar la forma en la que conseguir que tu proyecto sea más viable y evaluar su rentabilidad.
  • Revisa tus datos: estás a punto de tomar la decisión final, así que lo mejor es no dejar ningún cabo suelto. Vuelve a revisar toda la información de la que dispones, compárala con los resultados anteriores y comprueba que el curso de acción que has decidido tomar es realmente el más viable.
  • Toma la decisión: ¿es viable? O mejor aún, ¿es rentable? ¿Estás seguro de ello? ¿Va a ayudarte a crecer? ¿Podrás sacarlo adelante? Si, con los datos en la mano, la respuesta es “sí”, ha llegado el momento de dar el disparo de salida para tu proyecto. 

 

¡Y no te olvides de analizar como avanza! Ya sabes que las cosas no salen siempre como uno planea, así que lo mejor para garantizar un buen resultado es hacer un acompañamiento del proyecto analizando el estado en el que se encuentra de forma recurrente. Puedes marcar una serie de puntos de control a lo largo del cronograma de actividades para asegurarte de ello.

Ya sabes qué es un estudio de viabilidad de proyecto, cuáles son sus beneficios y cómo se hace, ¿necesitas más información relevante para el desarrollo de tu empresa? Visita nuestro blog y encuentra todo lo que necesitas. Y ya que estás aquí, déjanos presentarte Amazon Business, nuestra plataforma de compras exclusiva para profesionales en las que podrás encontrar todo lo que necesitas al mejor precio. Disponemos de miles de proveedores con los que podrás contactar fácil y rápidamente, y un catálogo de más de tres millones de productos. Además, cada día te ofrecemos miles de nuevos productos con descuento, por no hablar de los descuentos en tus compras por cantidad y en tus compras recurrentes. No solo eso, también dispondrás de soluciones digitales que harán tu trabajo más sencillo, como nuestros informes de gasto personalizados, la herramienta de compras guiadas con las que implementar tu política de gastos de empresa o la facturación automática con IVA. ¿Quieres saber más? ¡Descúbrelo todo en nuestra web!

Regístrate gratis en Amazon Business

Descubre artículos similares