close icon

Notificación: Amazon Business Exchange 2021

5 de octubre, 2021 | Únete a nuestro evento virtual y gratuito con líderes de compras de todas las industrias, que compartirán sus consejos y estrategias para ayudarte a trabajar de forma más rápida, inteligente y eficiente.

Descubre cómo calcular los gastos fijos de una empresa

Cómo calcular los gastos fijos de una empresa

A la hora de plantear la viabilidad de un negocio es importante conocer cuáles serán sus gastos fijos, aprende a calcularlos fácilmente y haz más rentable tu proyecto.

Los gastos de empresa son uno de los elementos más importantes de la contabilidad de cualquier empresa. Su correcta contabilización nos permite conocer la viabilidad y eficiencia de la misma, datos importantísimos a la hora de buscar financiación para nuestro negocio, ya que si nuestro proyecto es excesivamente costoso será considerado como una inversión arriesgada.

 

Si analizamos bien los gastos de nuestra empresa sabremos también cómo optimizarlos, reduciendo los gastos innecesarios o que no están contemplados en nuestras políticas de gasto, lo que nos permitirá liberar recursos que podremos invertir de forma más inteligente y rentable.

 

En todo este proceso, conocer el gasto fijo de una empresa es crucial, ya que los gastos fijos son un gasto al que tendremos que hacer frente periódicamente, por lo que saber qué lo genera y a cuánto asciende nos ayudará a saber a dónde se va nuestro dinero y cómo podemos reorientar ese gasto para obtener más beneficios. Por todo esto, en este artículo te explicaremos qué son y cómo calcular los gastos fijos de una empresa.

 

 

Qué son los gastos fijos de una empresa

 

 

Por gasto fijo de una empresa se entiende todo gasto de empresa que vaya a producir haya o no haya actividad económica. Es decir, todo gasto que se produzca por el mero hecho de tener un negocio y todo lo que ello implica. Estos gastos además deben ser periódicos, si se trata de un gasto que solo llevas a cabo una vez deberá excluirse de la lista de gastos fijos.

 

Por ejemplo, si decides comprar al contado un local para tu empresa, se trata de un gasto puntual y por lo tanto, aunque este gasto no tenga que ver con el desarrollo de tu actividad, no se considerará un gasto fijo.

 

Ahora que ya sabes qué son podemos pasar a cómo calcular los gastos fijos de una empresa.

 

 

Cómo calcular los gastos fijos de una empresa

 

 

Para saber cómo calcular los gastos fijos de una empresa, lo primero que tienes que saber es que hay muchos tipos de gastos fijos y que no se trata de una categoría cerrada, como ya hemos visto, sino de un tipo de gasto que cumple con unas características bastante genéricas. Además, dependiendo del sector y de la profesión concreta a la que te dediques, variará la consideración de uno u otro gasto, por lo que no podemos confeccionar una lista definitiva de gastos fijos de empresa.

 

A pesar de ello, existen algunos gastos fijos habituales y más o menos transversales a todo negocio, por lo que a continuación te presentamos algunos de ejemplos de gastos fijos de una empresa:

 

●      Impuestos, tasas y pagos a la Seguridad Social: entre estos gastos encontramos el Impuesto de Actividades Económicas, el IVA, el IRPF, el Impuesto de Sociedades, el IBI, las tasas del ayuntamiento y cualquier otro tributo que se encuentre entre las obligaciones fiscales de las empresas afincadas en nuestro país. Los pagos a la Seguridad Social incluyen los de tus empleados, si es que los tienes, como los tuyos mismos. Algunos de estos pagos no son mensuales, pero para facilitarte el cálculo puedes prorratearlos y contabilizarlos internamente como si se tratase de pagos mensuales.

 

●      Amortizaciones: es decir, el pago de la deuda contraída por la compra de productos de gran valor, como puede ser por ejemplo la maquinaria.

 

●      Gastos del local y suministros: aquí encontraríamos todos los gastos derivados del lugar en el que llevas a cabo tu actividad económica, como serían el alquiler del local y los gastos de agua, electricidad, gas, internet, teléfono, etc. Si el local fuese de tu propiedad en lugar del gasto generado por el alquiler deberías contabilizar la hipoteca en el caso de tenerla, aunque este gasto se consideraría parte de las amortizaciones. Si ya está libre de cargas, también deberías contabilizar el local como un gasto, aunque sea solo para utilizarlo en tus análisis internos y no de cara a la administración, pues considerándolo un gasto podrás saber con mayor exactitud si tu actividad económica es rentable o no. Para eso puedes, por ejemplo, calcular cuál sería el precio del alquiler de un local como el tuyo en la zona en la que este se encuentra y restarlo a tus beneficios, para que así el resultado de tus cuentas de empresa sea más realista respecto a tu actividad económica y no dependa de otras métricas, como el valor del local.

 

●      Sueldos: tanto de los trabajadores como el del propio empresario, ya que si no tuviésemos en cuenta este último, se trataría de una métrica disruptiva a la hora de analizar los beneficios reales del negocio.

 

●      Servicios profesionales externos: en esta categoría se incluirían todos los servicios externos que tienes contratados para tu empresa como los servicios de limpieza, gestoría, abogacía, contabilidad, seguridad, etc.

 

Aunque hay quien considera que algunos gastos fijos que aquí hemos incluido, como las amortizaciones o los impuestos, deberían contabilizarse por separado, al tratarse de gastos recurrentes, al menos durante un largo periodo de tiempo en el caso de las amortizaciones, es más sencillo evitar divisiones que podrían confundir y contabilizar a la vez todos estos gastos pues en última instancia, independientemente de la categoría a la que pertenezcan y de pormenores técnicos, son fijos.

 

Como has visto, estos gastos son muy diversos, por lo que a la hora de calcularlos lo más importante es tenerlos todos perfectamente identificados y localizados. Una vez hecho esto, deberás anotarlos en la columna “Debe” de tus libros contables, que es la misma columna en la que también deberás anotar tus compras de empresa.

 

Hecho esto, el siguiente paso es simplemente sumarlos todos. El resultado será la cantidad de euros a la que ascienden tus gastos fijos mensuales.

 

 

Ahora que ya sabes qué son y cómo calcular los gastos fijos de tu empresa, ¿por qué no aprendes también a rentabilizar otros gastos recurrentes como son las compras? Amazon Business, la plataforma de compras para profesionales de Amazon, te ofrece los mejores productos para todo tipo de empresas a precios inmejorables, con ofertas diarias, rebajas por cantidad y descuentos progresivos en tus compras habituales, para que no pagues ni un euro de más. Y si esto te parece poco, también ponemos a tu disposición soluciones digitales para empresas que harán tu trabajo más sencillo, como nuestras herramientas de análisis de gasto o de compras guiadas, que te permitirá restringir y bloquear productos y proveedores para controlar gastos, ¿a qué esperas para registrarte?

Artículos más recientes